DÍA DEL MAESTRO 2016

 

Con mucho cariño y admiración 

para mi distinguido nieto Cuauhtémoc Anda Castro 

Ahora estudiando e investigando en Singapur y deseándole éxito

 

Al redactar estas notas tengo sentimientos encontrados porque pasan por mi mente el cariño y el afecto que despertaron en mi los maestros que tuve durante mi educación básica, después en el Politécnico y más adelante en Francia y Estados Unidos, a todos ellos por una u otra causa les quedo sumamente agradecido y este día mágico en México, me inspira para sentirlo y decirlo. De la primaria al posgrado tuve toda suerte de maestros, desde profesores sencillos hasta maestros encumbrados e incluso dos premios Nobel, todos ellos con un denominador común, hombres y mujeres de bien, que en toda época sentí buscaban y me aconsejaban para formarme mejor. Sería muy mal agradecido si no los recordara este día.

 

Pero, ¿Por qué el 15 de mayo?, porque desde 1918 el Presidente Venustiano Carranza estableció el 15 de mayo como el día del maestro, después de que en la XXVII Legislatura, el Congreso de la Unión, ante una iniciativa de los Diputados Basilio Vadillo, Adolfo Cienfuegos, Jesús Ibarra y Candor Guajardo entre otros presentaron la iniciativa de celebrar a los maestros este día.

 

El 15 de mayo se celebra a San Isidro Labrador. Alguna vez pensé que porque “labrar” es en buena parte la misión del maestro, para que a la hora de la siembra se recoja el fruto del esfuerzo. Empero hay quienes dicen que en San Luis Potosí vivía un maestro de nombre Isidro, muy querido por sus alumnos y que los 15 de mayo iban a felicitarlo y mostrarle su afecto, lo cual debe de ser cierto.

 

En otros países la celebración se hace en días diferentes, por ejemplo en China es el 10 de septiembre; en Francia el 5 de abril; en España el 27 de noviembre y en Estados Unidos es el primer martes de la primer semana de mayo. Curiosamente en Corea del Sur también el día del maestro se celebra el 15 de mayo, según investigamos es en memoria del aniversario del nacimiento del Rey Sejong el Grande, considerado el padre del alfabeto Coreano, dicen que la idea de celebrar ese día, es una manera de propiciar que todos los maestros sigan los pasos de uno de los más grandes educadores de su historia.

 

Para entender el desarrollo Educativo de nuestro país es importante revisar el entorno educativo internacional, dando atención a los países exitosos. Como puede verse el tema es muy amplio y sólo me referiré brevemente a tres países Japón, Finlandia y Singapur.

 

JAPÓN. A mediados del siglo XIX, este país que destaca por su singular cultura y carencia de recursos naturales era un país que tenía una forma de vida más cercana a la Edad Media que a su época, hicieron una especie de revolución que duro de 3 a 4 años, recogida en la historia como la Restauración Meiji, donde entre otros elementos destacaba la obligación de dedicar el 10% del Producto Interno Bruto (PIB) a la educación del pueblo. 

Desde entonces, los japoneses han asombrado y siguen asombrando al mundo con sus fantásticos avances tecnológicos al grado de que en agosto de 1945, no obstante perder la Segunda Guerra Mundial y rendirse cuando destruyeron con bombas atómicas Nagasaki e Hiroshima, sólo dos décadas después eran nuevamente la segunda potencia económica del mundo, sólo superados por los Estados Unidos. Este simple ejemplo y muchos más, muestran a las claras como para sacudirse la pobreza y el subdesarrollo se debe de invertir en lo mejor que tiene un país, su capital humano. 

 

A mediados del siglo XX, las Naciones Unidas a través de la UNESCO hicieron investigaciones que los llevaron a pedir a los países miembros de tan importante organización dedicaran el 8% de su PIB para la educación, en México con todo y la participación privada no hemos pasado del 6%. El resultado es el vergonzoso rezago educativo que tenemos y que adelante veremos.

 

FINLANDIA es una República Parlamentaria con 5.3 millones de habitantes, ubicada en el norte de Europa, tiene fronteras al oeste con Suecia, al Este con Rusia, al Norte con Noruega y al Oeste y el Sur se encuentra el mar Báltico. Su territorio es de 304 mil kilómetros cuadrados, una sexta parte del territorio mexicano, sin embargo es el sexto país en extensión territorial de Europa.

 

Finlandia fue parte de Suecia hasta 1809 y luego se le anexo la Rusia Imperial y después el 1917 obtuvo su independencia. Actualmente goza de un gran prestigio internacional pues en las diferentes mediciones internacionales se encuentra que prácticamente no hay corrupción, que sus alumnos obtienen los primerísimos lugares en los concursos entre varios países y Helsinki, su capital es una ciudad cada vez más visitada por hombres de negocios y por académicos deseosos de saber cuál es el secreto de sus éxitos. Su Presidenta es la señora Tarja Halonen, a quien el conocido periodista Andrés Oppenheimer, nos narra en su libro “Basta de Historias”, cuando la entrevistó.

 

El Secreto: Educación, educación, educación.

 

La Presidenta de Finlandia, Tarja Halonen, me recibió en el palacio presidencial con una sonrisa y unas palabras inentendibles en español que, según me dijo después en inglés, había aprendido durante sus días como activista de derechos humanos en misiones a Chile y Argentina durante las dictaduras militares en esos países. Estábamos en el salón de huéspedes del papalacio presidencial, que – acorde con la cultural mesura del país- parecía más una casona sobredimensionada que una sede de gobierno. En efecto, era una casona del siglo XIX que había pertenecido al empresario J. H. Heidenstrauch, y que me pareció muchísimo más pequeña que la mayoría de los palacios presidenciales que suelo visitar cuando entrevisto a presidentes latinoamericanos. 

 

Halonen, ex canciller y ex ministra de Justicia, estaba en su segundo mandato de seis años, que culminaría en el 2012. Me invitó a sentarme y colocó delante suyo una ayuda memoria con estadísticas que traía preparadas de antemano. ¿Cómo hizo Finlandia para pasar de ser un país agrícola que sólo exportaba madera a ser un exportador de alta tecnología?

 

“El secreto es muy sencillo y se puede resumir en tres palabras: Educación, educación, educación”, respondió. En las últimas décadas Finlandia invirtió más que casi todos los otros países en la creación de un sistema educativo gratuito y en la investigación y en el desarrollo de nuevos productos. Esto le permitió al país pasar de ser una economía agraria, basada en la industria maderera, a tener una industria de tecnología avanzada.

 

¿Y cuál es el secreto de su sistema educativo?, le pregunté. Entre otras cosas el excelente nivel de capacitación de los maestros de escuelas primarias, dijo. “Tenemos una larga fila de expertos internacionales que están haciendo cola frente a las puertas de nuestro Ministerio  de Educación para ver qué pueden aprender del sistema, lo que les cuesta creer es que la respuesta sea tan simple como tener buenos maestros.”

 

Halonen explicó que los maestros en su país necesitan tener una maestría de las universidades con carreras acreditadas en educación para poder enseñar en primer grado, y una licenciatura para ser maestros de jardines infantiles. Y los maestros gozan de un estatus social especial en este país: reciben una buena paga –empiezan ganando el equivalente a unos 3300 dólares al mes, un salario no mucho menor que el de otros profesionales, y su profesión goza de gran prestigio. No es nada fácil ser admitido en la Escuela de Educación de la Universidad de Helsinki: tan solo uno de cada 10 aspirantes logra ingresara esta o alguna de las otras universidades acreditadas para enseñar la carrera. Al igual que todos los demás finlandeses, estudian gratuitamente y además reciben una beca del Estado de alrededor de 450 dólares por mes para ayudar a pagar sus gastos de hospedaje y alimentación.

 

¿Pe cuántos países pueden permitirse semejante lujo?, pregunté. Halonen respondió que muchos presidentes latinoamericanos vienen a Finlandia interesados por éxitos educativos – el presidente Lula de Brasil y la presidenta Bachelet de Chile estaban entre los más recientes- y hacen esa misma pregunta. La respuesta es que “para tener una buena educación debes tener un buen gobierno, que no sea corrupto, y  que destine los impuestos que se recaudan a la educación. Si no tienes un sistema impositivo adecuado o no tienes un gobierno honesto es imposible pagarle bien a los maestros y tener un buen régimen educativo”. 

 

SI, TENEMOS ASUNTOS POR APRENDER

 

SINGAPUR. La educación es la obsesión nacional en Singapur y le ha permitido pasar a este país del tercer mundo al primero en apenas cuatro décadas.

 

Singapur tiene 4.6 millones de habitantes. Su producto bruto al momento de independizarse (1965) era menos de la mitad del de Argentina y similar al de México y Jamaica.

 

Hoy en día y gracias a la apuesta que hizo por mejorar el nivel de su sistema educativo Singapur tiene un ingreso per cápita de 52 000 dólares por año, el noveno más alto del mundo, por encima del de 47 000 dólares por año de Estados Unidos. Comparativamente Estados Unidos ocupa el 10° lugar mundial en ingreso per cápita, Argentina tiene el puesto 81, México 82 y Jamaica el 123. El desempleo en Singapur es del 2%, uno de los más bajos del mundo. 

 

En lo que hace al sistema educativo, el ascenso de Singapur ha sido meteórico. Hace cuatro décadas Singapur tenía un alto nivel de analfabetismo y una gran parte de sus estudiantes no terminaba la secundaria. Hoy día, prácticamente todos los jóvenes entran en algún tipo de institución de educación superior, técnica o vocacional y Singapur ocupa el primer puesto en ciencias en los exámenes internacionales TIMSS destinados a evaluar la capacidad de los estudiantes de 4° y 8° grado en ciencias y matemáticas. Comparativamente, Estados Unidos, sale en 8° lugar. La mayoría de los países latinoamericanos, no se animan a participar en este test, salen tan mal en otros exámenes internacionales más genéricos, que incluyen comprensión de lectura, que no prefieren ni siquiera participar en test de matemáticas y ciencias. Colombia y el Salvador, los únicos países de la región que –para su crédito- participan en el TIMSS, salen ubicados cerca de los últimos lugares de la lista de países que toman parte en la prueba.

 

En la educación superior, la brecha que separa a Singapur de Latinoamérica y tanto o más impresionante aún. La Universidad Nacional de Singapur, ocupa el lugar número 30 entre las mejores universidades del mundo del Suplemente de Educación Superior del Times de Londres. Comparativamente la mejor universidad de América Latina en ese ranking, la Universidad Nacional Autónoma de México, está en el lugar 150. En otras palabras, Singapur, con 4.6 millones de habitantes, tiene una universidad mejor evaluada a nivel internacional que México, un país de 120 millones de habitantes o que toda América Latine, un continente de 600 millones de personas. 

 

Y curiosamente los buenos resultados que obtiene Singapur en materia educativa no son producto de un gasto desmesurado, paradójicamente, Singapur invierte menos en educación como porcentaje de su tamaño de su economía que la mayoría de los países del mundo. Mientras que la mayoría de los países latinoamericanos invierten alrededor del 5% de su PIB en educación. Singapur gasta alrededor del 3%.

 

“Para nosotros la educación es una cuestión de súpervivencia”, me dijo encogiéndose de hombros, Tan Chorh Chuan, el Rector de Universidad Nacional de Singapur, la más grande del país. “Singapur no tiene recursos naturales, de manera que no podemos sobrevivir si no explotamos nuestro potencial humano”.

 

 

¡MUCHAS FELICIDADES!

 

Please reload

Featured Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts

December 12, 2018

August 17, 2018

July 6, 2018

February 21, 2018

Please reload

Archive