JOYAS DE LA AMISTAD

February 21, 2018

Imbuido por la celebración del 14 de febrero releí el libro denominado Joyas de la Amistad, elaborado por Salvador Novo, puesto en circulación la Navidad de 1963, en el cual engarza en una Antología, bellas ideas, frases, pasajes y experiencias compartidas, como disfrute escénico para todos nosotros.

 

            En su nota preliminar dice “ofrecemos en este libro-presente amistoso-un florilegio de textos clásicos en que la amistad es el vínculo… de un siglo a otro, de uno a otro país a pensadores y a poetas”. De trozos bíblicos al diálogo de Platón, quien consagra la Amistad y en orden cronológico pasa por Cicerón, Séneca, Montaigne, Shakespeare, Cervantes y Miguel León-Portilla, donde este último alude al tema de la Amistad en la poesía prehispánica, donde la palabra “apapacho”, un profundo concepto de origen Náhuatl, vocablo influyente en nuestro idioma actual, el cual representa el abrazo más cálido y según la Escuela de Escritores, es considerada como la palabra más bella del Castellano.

 

 

 

            Su relectura me insertó en los orígenes y determinación entre el Día de San Valentín del 14 de febrero y el Día Internacional de la Amistad del 30 de julio, con nuestro mexicano término, el cual significa “ablandar algo con los dedos” o “dar cariño” y con alta profundidad de los Aztecas reflejaban: “abrazar o acariciar con el alma”.

 

            La fecha no se asocia con nuestra historia, salvo los seguidores de la corriente cristiana por la celebración de la muerte de Valentín de Terni, quien el año 197 d.c. fue martirizado durante el reinado del emperador Aureliano, quien además de encarcelado y torturado, fue decapitado. Además se le vincula con los días 13, 14 y 15 de febrero lapso del festival de la fertilidad.

 

            Se dice ayudó a los prisioneros, devolviendo la vista a la hija de un capataz, además de haber casado a las parejas de jóvenes en secreto por la prohibición del emperador Claudio por ser mejores soldados los solteros.

 

            Encontramos antecedentes prehispánicos por la personificación del amor, tanto en Xochipill como Dios del Amor o su hermana gemela Xochiquetzal (flor preciosa o pájaro florido). En su honor se hacían ayunos de cuatro días, sacrificándose con la inserción de espinas de maguey en la lengua, bailando al ritmo de tambores (teponaztli).

 

            Al no correlacionarse el antecedente prehispánico con la fecha, se asume como referente en México de día del Amor y la Amistad, similar a la fiesta Europea o asumida con criterios consumistas por la influencia norteamericana.

 

            Sin embargo, al consagrar el amor como la razón de todas nuestras decisiones correctas y a la amistad como la fuerza de lealtad, perseverancia, solidaridad y entrega desinteresada, podremos regresar a nuestros orígenes, entendiéndolos como los valores más grandes de todo ser humano o de quien aspire a gobernar con fidelidad a una nación como México, sin corruptelas y traiciones.

Please reload

Featured Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts

December 12, 2018

August 17, 2018

July 6, 2018

February 21, 2018

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags